Testimonios sobre milagros de la Virgen PDF Imprimir E-Mail

"Cada año, yo y mi familia visitamos a la Madre de Dios en septiembre, porque de ella hemos recibido muchos milagros y apoyo para el alma y cuerpo, por tanto no importa el sacrificio ni el tiempo que toma venir desde Machachi a El Cisne", dijo María Quisquilema de 50 años, procedente del cantón Machachi de la provincia de Pichincha.

"Desde los doce años que estoy al servicio de la Virgen ella me ha conservado con salud, con trabajo, con todo de ahí mi agradecimiento. Yo le pedí a la Virgen porque cuando me casé no tenía todavía hijos, un día le dije a mi señora de aquí si vamos a hacer una promesa de irnos al Cisne, pedirle a Dios porque usted sabe cuando no hay hijos el matrimonio se daña. De esa promesa empezaron a llegar nuestros hijos. Es por eso que mi señora y yo le tenemos gran fe y devoción a la Virgen" relató Ángel Pintado de Cuenca.

"Cuando iba por el quinto año de subir al Cisne, llegué allá donde mamita Virgen, bajé del carro y parece que llegué buena; me fui a la posada donde mi hermano toqué la puerta y me salió a abrir mi sobrina. Yo estaba sentada, en lo que me tapa los ojos me doy la vuelta  ¡Ayyy! Dice mi sobrina, con sorpresa. Se me había torcido todita la cara, la vista, pasé donde mi hermano luego fui donde la Virgencita y le dejé la limosna, estuve un rato ahí; cuando me cogieron los soldados para sacarme porque yo no pude caminar me dejaron al frente; me fui así apenas, me pusieron una inyección donde un doctor de allí tuve que salir gateando a la posada. De ahí ya me torcí todita yo era tiesa sólo la cabeza movía, viendo la situación mi hermano bajó la camioneta y me trajo para Cuenca, me dejó en la cama y se fue a  andar hasta que llegó a las tres de la tarde, entonces mi hermana y sobrina me llevaron donde el doctor no podía comer hasta la lengua era tiesa; ahí me encomendé a la Virgen de El Cisne. De ahí tanto que anduve y rogué la Churonita me trajo la salud". Guillermina Marín, Machala.

"Yo estuve a punto de morir, debido a una enfermedad causada por el consumo de licor, por insistencia de mi familia vine al Santuario de El Cisne a ponerme a los pies de la Madre de Jesús y encontré remedio para mi salud y dejé el alcoholismo, ahora vivo en un hogar organizado y feliz" manifestó Arturo Guamán de 60 años procedente de Cañar, con alegría y tristeza en su mirada.

"Hay testimonios de fe y transformación de personas increíbles, que demuestran el poder de cambio que imprime la Virgen María en el hombre, cuando se entrega a las manos de la madre del creador. Todas las personas que visitan El Cisne lo hacen con profunda fe, porque están convencidos que la máxima felicidad, amor y perdón de sus pecados lo consiguen inclinándose con referencia ante la Madre de Jesús", reflexiona el sacerdote. (JBM)

Una historia más cercana a nuestra época de las bendiciones de la Virgen, es la que nos cuenta Juan, perteneciente a la Congregación de los Padres Oblatos, que durante 50 años estuvieron al cuidado del Santuario y de la misma imagen de la Virgen del Cisne que nos dice:

Hay testimonio de un Ingeniero Parrales, que trabajaba con nosotros en la comunidad, que tenía su niño con asma y estaba desahuciado prácticamente, entonces el padre de Jesús le invita y le van a rezar y hacen lo normal de una petición y como eran conocidos de la comunidad, se los invita al convento. Suben al comedor , mientras conversaban se descuidan del niño.

En medio de una neblina tremenda el niño se había ido a jugar en la calle. Ellos pensaron que ese desmán era muerte segura. Pero no fue así. El niño se curó y nunca más ha vuelto a tener problemas hasta ahora...

FUENTE: Diario Mercurio de Cuenca - Ecuador, Primera edición del libro "La Virgen de El Cisne" 2003.
 
Artículos Relacionados
Nuevos Artículos
< Anterior   Siguiente >

Publicidad

Si, no observa esta animación, no tiene habilitado javascript o la version de Macromedia Flash es demasiado antigua
Obtener la última versión de flash.

Información para Turistas

Imágenes


Parque Jipiro
Parque Jipiro

Parque Jipiro
Parque Jipiro