La Fundación de Loja PDF Imprimir E-Mail
Monumento a Alonso de Mercadillo. Fundador de Loja

Cuando se resolvió la fundación de La Zarza, ya el territorio de su jurisdicción era conocido, no sólo por el hecho de que el camino incaico de Quito al Cuzco pasaba por el  valle de Catamayo y Cangochamba, población ésta en la que se habían edificado los conocidos tambos reales del régimen vial incaico, sino porque expresamente se había destacado exploradores, como Vergara, Palomino y otros, para su reconocimiento hasta los dilatados confines del occidente y el oriente de la región de los Paltas.

Además, las tribus de los Paltas eran conocidas por su bravura en la defensa de su tierra ante la amenaza conquistadora, y en sus grandes valles de Cusibamba y Catamayo, realizaban asaltos a los que por allí pasaban, sin que sean excepción ni las tolderías de campaña de Huaina Cápac ni la de los españoles. Esto obligó a establecer la colonización mitimae de los saraguros en la época incaica, y la fundación de una ciudad en la época española. Y también en el valle de Cusibamba tuvo lugar el primer encuentro entre el ejército de Huáscar al mando de Guanca - Auqui y el de Atahualpa, con Quisquís y Calicuchima a la cabeza.

La dificultad del paso libre por los valles que dominan los Paltas, como habían comprobado los españoles, obligó a que tan pronto como Gonzalo Pizarro obtuvo el éxito de lñaquito, diera a Mercadillo el encargo de fundar una ciudad que se denominaría La Zarza, en recuerdo de su hogar español, como queda dicho.

¿En qué lugar se fundaron la Zarza, y luego Loja, y en qué año? ¿Se ha de estimar la primera o la última, como la fundación oficial?

La respuesta a estas interrogaciones no es difícil, pues tiene la más clara información histórica.

Cieza de León en "La Crónica del Perú", después de reconocer el camino real de los incas, desde Quito hasta el Cuzco nos dice: "De la provincia de los Cañaris a la que también nombran Zarza, ponen diez y siete leguas; el camino todo fangoso y con algunos cenegales. Está entremedias la población de los Paltas, como lo tengo dicho. Luego que parten del aposento de Las Piedras comienza una montaña no muy grande, aunque muy fría, que dura poco más de diez leguas, al fin de la cual está otro aposento, que tiene por nombre Tamboblanco, de donde el camino real va a dar al río Catamayo.

"A la margen diestra, cerca de este mismo río está asentada la ciudad de Loja, la cual fundó el capitán Alonso de Mercadillo, en nombre de su Magestad, año del Señor de 1546 años"

"El sitio de la ciudad es el mejor y más conveniente que se le pudo dar por estar en la comarca de la provincia. Los repartimientos de indios que tienen los vecinos de ella, los tenían primero en encomienda, los que lo eran de Quito y San Miguel (de Piura); y porque los españoles que caminaban por el camino real para ir al Quito y otras partes corrían riesgo de los indios de Carrochamba y de Chaparra, se fundó esta ciudad, como ya está dicho; la cual, no embargante que la mandó poblar Gonzalo Pizarro en tiempo que andaba envuelto en su rebelión, el Presidente Pedro de la Gasca, mirando que al servicio de su Magestad convenía que la dicha ciudad no se despoblase, aprobó su fundación, confirmando la encomienda a los que estaban señalados por vecinos, y, a los que después de justiciado Gonzalo Pizarro, él dio indios. Y pareciéndome que basta ya lo contado de esta ciudad, pasando adelante, trataré de las demás del reino".

Hay una aparente contradicción en la afirmación de Cieza, al referirse a la ciudad de Loja que está asentada "a la mano diestra, cerca de este mismo río (Catamayo)" fundada en 1546; y luego, sin desconocer que esta fundación fue hecha por orden de Gonzalo Pizarro, se refiere al mismo tiempo a la que "aprobó su fundación" el Presidente La Gasca, que la estableció definitivamente Mercadillo en 1548, en Cusibamba, llamada Loja.

Lo que ocurre es que para Cieza de León es una misma ciudad Loja, "a la que también nombran Zarza". Lo interesante es la existencia de una ciudad en la comarca de los carrochambas y chaparras, por los motivos que indica. A su juicio, La Zarza situada a la derecha del río Catamayo había estado bien situada. Mas, en obedecimiento a la aprobación que no dio La Gasca a la fundación anterior, se hizo el cambio de sitio de la ciudad, pues lo esencial era que se despueble y exista la ciudad de Loja, llamada así con el cambio de sitio. No hubo sino una sola fundación, que implicó la ritualidad conocida. Se efectuó la ceremonia inicial con ciento treinta personas que acompañaban a Mercadillo; y después tuvo que marchar con su gente, a participar en la defensa del Rey por la rebelión de Gonzalo Pizarro. Y de regreso en 1548, estableció en el valle de Cusibamba la ciudad de Loja.

Así se establece que fue Loja de Cusibamba, la ciudad definitivamente fundada, pues la de Catamayo quedó sin efecto, ya que el mal clima obligó, además al cambio de sitio de la segunda, y el año de fundación es realmente aquel en que se establecieron definitivamente.

Y con respeto al año preciso de la fundación de Loja en Cusibamba, nada más concluyente que el año que se efectuó la batalla de Xaquijahuana, 9 de abril de 1548. por esto es que González Suárez, sin terminar el mes dice: "La fundación definitiva de Loja puede fijarse por los años de 1548: la primera fundación principada en 1546 se hizo también a la orilla de dos ríos".

Y para confirmar el criterio de que la ciudad establecida con el nombre de Loja fue considerada por sus propios fundadores como definitiva, existe un precioso documento suscrito por don Juan de Salinas, compañero inseparable, así como Hernando Benavente, de don Alonso de Mercadillo.

"Poblase la dicha ciudad de Loxa, dice Salinas, al principio del año cuarenta y siete, como esta dicho, y por quien, en el valle es dicho Gangochamba o Garrochamba, y por ser tierra algo caliente y no tan fértil como el valle donde ahora está, se mudó y reidificó en él. Hubo poca diferencia de tiempo del uno al otro. Poblólo el capitán Alonso de Mercadillo con número de hasta cien soldados, poco más o menos.

"La traza de dicha ciudad es muy buena, porque va en cuadra formando la plaza, de la cual salen las calles muy derechas y anchurosas, de más de treinta pies; las más largas corren de Norte a Sur, como está dicho corre el propio valle. Hízose traza primero, como es costumbre para cualquier pueblo.

"Ya tiene dicho que la ciudad es pequeña, pero tiene partes y fertilidad de asiento y tierra para ir de gran aumento; y así los solares dados en dicha traza cree serán hasta doscientos, aunque no están edificados, vanse verificando cada día. Los materiales necesarios para ello tienen en abundancia. Lábranse los cimientos de piedra y lo demás de adobes, ladrillos, tapias. La cubija solía ser de paja; vanse ya cubriendo de teja y mejorando todos los edificios.

"Las dichas casas y edificios no son con tanta suntuosidad, mas de que se puede vivir muy bien y aposentar muchos huéspedes, que tengan edificados dos o tres cuartos altos y bajos algunos de ellos; aunque hay los materiales necesarios, cuentan mucho hacerlas dichas casas.

"Casa de Ayuntamiento hay hecha en los solares que le fueron señalados al tiempo que se pobló y trazó dicha ciudad. Edificáronse de penas aplicadas para ello y de cierta merced que un Visorey, en nombre de S.M. hizo para dicho efecto. Edificáronse en tiempo que yo tuve el gobierno de la dicha ciudad y por mi orden.

"Que al tiempo que se pobló dicha ciudad, el capitán que la pobló y el Cabildo después de formado, repartieron los solares para que hiciesen casas los que se avecindaron, y tierras de pan sembrar, y huertas y estancias, y esto conforme a la disposición de la tierra, a cada solar ciento cincuenta pies en cuadro, y la tierra y huertas por hanegas, y cien hanegas las tierras y a más y a menos; lo cual se usa y se da a los que de nuevo van a vecindar a la dicha ciudad.

"Hay en la dicha ciudad edificados dos monasterios de Santo Domingo y de San Francisco, los cuales se comenzaron desde que se trazó la dicha ciudad, que se les señalaron sitio y cuadras para ello. El edificio es de adobe como los demás.

"Que para ayuda que se sustenten dichos monasterios, tienen cada uno de ellos a cargo doctrinas, una provincia de naturales y administrar los sacramentos; y págaselos la propia cantidad que a los sacerdotes.

"Que en cada monasterio de los dichos, no hay sino tres o cuatro frailes, porque como son nuevas las casas, no se pueden sustentar más, y a los que son vicarios de continuo han sido letrados que ayudan con su predicación.

"Que la dicha ciudad es del Obispo de Quito, en la cual está la Matriz y silla desde veinte años que ha se hizo el dicho obispado"

He aquí los datos sustanciales auténticos, relacionados con la fundación de la ciudad de Loja, datos contenidos en una larga información de gran interés, en los diversos aspectos que corresponden a un interrogatorio del Gobierno Español, y escrito 1573, o sea 25 años después de su fundación definitiva.

Tomado del libro "Historia de Loja y su Provincia" escrito por Pío Jaramillo Alvarado.

 
Artículos Relacionados
Siguiente >

Publicidad

Si, no observa esta animación, no tiene habilitado javascript o la version de Macromedia Flash es demasiado antigua
Obtener la última versión de flash.

Agenda Cultural

Sin eventos